¿Sabes si eres acumulador?

02/08/2017

Recientemente mientras veía TV encontré dos programas que me impactaron. Seguramente estás familiarizado con ellos o al menos los has escuchado en más de una ocasión. El primero, se trata de personas con la tendencia a acumular tantos objetos que convierten sus casas en lugares sucios, desordenados e inhabitables y el segundo trata sobre personas cuya adicción a la comida los lleva a subir tanto de peso que deben quedarse postrados en una cama dependiendo totalmente de los demás.

 

Posiblemente te sea difícil identificarte con personas como las de esos programas y con sus condiciones mentales. ¿Pero qué si te digo que dentro de ti hay una tendencia a hacer lo mismo? ¿Qué si te digo que a lo mejor no acumulas objetos y suciedad, pero sí emociones y relaciones poco saludables? ¿Qué si te digo que a lo mejor no cargas con 400 lb de sobrepeso, pero probablemente cargas con ideas y hábitos que no te dejan avanzar?

 

Verás, la vida real no es como en las películas; los “escenarios perfectos” no están a la orden del día. Uno debe esforzarse por decidir bien a cada instante y luego sacar lo mejor de las cosas que se encuentra en el camino. En ese caminar encontrarás personas, adoptarás ideas, formarás hábitos y aflorarás emociones; muchos de estos elementos que encuentres te serán de ayuda, pero algunos otros podrían perjudicarte si no les tienes cuidado.

 

Para que te examines un poco, quiero invitarte a que, a conciencia y con sinceridad, te hagas un rápido inventario mental sobre tu situación. Pregúntate:

  • ¿A qué actividades y a qué personas les he dedicado más tiempo en el último mes?

  • ¿De qué forma ese tiempo me ha servido para crecer como persona?

  • ¿Qué aspecto específico de mi vida es el que me ha generado más molestias en las últimas semanas? ¿Qué he hecho para remediarlo?

  • ¿Qué cosas creo que debo dejar de hacer o empezar a hacer para tener una vida más satisfactoria? (a partir de mañana de ser posible).

  • ¿Qué  cargas que no me corresponden estoy llevando, que me hacen daño y que debo soltar?

Esta pequeña lista de preguntas es apenas una guía para que puedas iniciar una conversación constructiva y reparadora contigo mismo. Te recomiendo que las abordes con seriedad y permitas que las respuestas fluyan, y en caso necesites ayuda, no dudes en contactarme a info@miguelzepeda.com.

 

Este ejercicio posiblemente sea un inicio para que descubras que hay relaciones que debes esforzarte más por cultivar y otras que debes dejar de nutrir. Puede que descubras hábitos no tan evidentes que te hacen daño o tal vez la solución para sustituir un hábito malo por uno bueno. Quizá encuentres que hay emociones y pensamientos en tu cabeza que te hacen ahogarte en un vaso de agua; incluso podrías encontrar una nueva forma de hablarte a ti mismo, con ideas y emociones positivas, que trabajen a tu favor.

 

Evalúate. Con frecuencia la gente no se da cuenta del sobrepeso emocional que carga o la acumulación de malos hábitos que los hace padecer. Cuídate. Deja atrás lo viejo para dar espacio a lo nuevo, camina con la frente en alto, sabiéndote ganador. Por favor no seas un acumulador de cargas inútiles, mejor conviértete en un generador de fuerza, energía, impulso, ánimo y pasión, para ti y para los que amas.

 

Bendiciones amigos.

 

 

Compartir
Please reload