Hora de consentirse

30/08/2017

 

A todos nos encanta consentirnos, por la ocasión que sea, todo tiempo es un buen tiempo para darnos “un gustito” con algo. Pero, ¿sabes cómo se disfrutan más las “auto celebraciones”? Cuando sientes que de verdad te las mereces.

 

¿Cómo vas con tus nuevos hábitos? ¿Has incorporado ya pequeños cambios en tu rutina diaria? ¿Llevas por lo menos una semana constante? ¿O más tiempo? Te invito a que leas los artículos del mes de agosto para que te enteres de todo el proceso en hábitos que llevamos juntos.

 

Recuerda que los grandes logros se consiguen poniéndonos pequeñas metas, y éstas debemos cumplirlas en los plazos que nos hemos propuesto. Podemos hacer pequeños ajustes, claro. Pero la idea es mantenernos firmes y constantes en la consecución de nuestro propósito.

 

Comenzar con cambios pequeños positivos HOY y ser perseverante en ellos por una semana, quince días, un mes, un año… es un paso realmente importante y esto te demuestra que eres una persona decidida y tenaz que se va acercando a ser lo mejor que puede llegar a ser.

 

Por todos lados te dicen que para formarte un hábito necesitas 21 días. Con seguridad ya has escuchado esto antes. Pero te cuento que recientemente algunos estudios han asegurado que esto no es del todo cierto, ya que todas las personas funcionamos diferente, y algunas con muchos menos días de práctica logran desarrollar un buen hábito de por vida, mientras que otras requieren un poco más de tiempo.

 

Entonces, como no hay un número exacto de días que cumplir, yo te invito a que trabajes en repetir tu “meta pequeña” por dos semanas sin faltar un solo día, o si te quieres auto retar un poco más, incorpórala por un mes completo.

 

La suma de tus pequeñas metas hará que tu GRAN META se vuelva realidad poco a poco.

 

Cuando ya logres un buen tiempo en ello, sin faltar ningún día, ¡celebra! Y que el premio sea proporcional al tiempo que vas logrando de continuo. Esto es consentirte y auto celebrarte por tu propio esfuerzo y por el empeño que le has puesto a la tarea y esto, de verdad vale la pena. Al hacerlo, te sentirás muy orgulloso de ti mismo. ¡Inténtalo! Si llevas constante una semana con tu nuevo hábito, te has ganado una porción de tu pastel preferido, por ejemplo; con 2 semanas consecutivas, una salida al cine suena bien; con 1 mes de constancia puedes agenciarte una camisa o una blusa nueva. Y, ¿a los 2 meses? Y, ¿a los 3? Evalúa tú mismo y así como te pones las metas a alcanzar, ponte tus “recompensas” a alcanzar. Son tus pequeños premios por tu esfuerzo. Aunque nada se comparará con lo mucho que conseguirás, resultado de tus hábitos bien pulidos. 

 

Recuerda que tu mejor versión requiere tiempo, dedicación y disciplina, que sin duda puedes lograr si tienes la motivación correcta y estás dispuesto a trabajar para saborear los frutos de tu cosecha.

 

¡Ánimo! Alcanzar el éxito sólo es cuestión de dejar de fantasear y comenzar a actuar; y cumpliendo pequeñas metas a diario te acercas más y más para abrazar tu mejor “yo futuro”.

 

Bendiciones!

Compartir
Please reload