¿Qué vas a dejar cuando te mueras?

11/10/2017

 

 

Pregunta difícil, ¿no crees?

 

Yo también lo creo, pero es hora que discutamos al respecto. Es tiempo de que hablemos de TRASCENDENCIA.

 

A mi forma de ver, una palabra tan compleja merece que la definamos desde su etimología para ponernos en mejor contexto. Ésta viene del latín transcendentĭa, derivación de transcendĕre, que se compone de trans, que significa ‘más allá’, y scendere, que se traduce con ‘escalar’. Esto ya nos da una buena idea de lo que hablaremos en este artículo, ¿verdad?

 

Trascender implica atravesar límites físicos o barreras mentales para alcanzar un nivel superior al que nos encontramos. En definitiva, esto supone un “más allá” de lo que ahorita somos, tenemos y hacemos.

 

Aquí se abarca un amplio espectro de formas de lograr esto… puede ser una palabra dicha en el momento oportuno, a la persona correcta, con la profundidad adecuada. O bien, cuando das un consejo, una charla, una clase o un tema de profundo impacto. Las decisiones (¡en definitiva las decisiones!) pueden ser de trascendencia para tu futuro, el de tu familia, tus relaciones, tu empresa, tu trabajo o en cualquier ámbito en que estés decidiendo. Dar un testimonio personal, en donde compartas cómo has podido superar una situación difícil como un duelo, una adicción, una ruptura dolorosa o una enfermedad… puede hacer que por lo menos uno de tus oyentes obtenga las herramientas que necesita para salir adelante; y eso es hacer que tus palabras trasciendan.

 

Los ejemplos anteriores, te dan una idea de que acciones del día a día (como decirle algo a alguien o decidir sobre algo importante) pueden lograr tocar uno o varios corazones. Este impacto puede durar lo que la motivación permanezca, ya sean unas cuantas horas, un día o una semana; pero también pueden ir más allá y que el impacto perdure por años, décadas o hasta el final de los tiempos, y a esto le llamaremos LEGADO.

 

El legado es la forma que tiene el ser humano de trascender en esta tierra con impacto que exceda los límites de tiempo y espacio.

 

Hay profesiones u oficios que por su naturaleza dan lugar a lograr un legado de forma “más fácil”, como un artista con sus canciones, un actor con sus películas, un científico con sus experimentos, el presidente de una nación, un activista comprometido, un escritor… aquí caben innumerables nombres que a la fecha reconocemos: Martin Luther King, Madre Teresa de Calcuta, Walt Disney, Cantinflas, Pedro Infante, Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, John Lenon, Elvis Presley, la Princesa Diana, Albert Einstein, Alexander Fleming, Charles Chaplin, Ludwig Van Beethoven, Miguel de Cervantes… ¡Y existen miles más!

 

Hay una frase de John Maxwell que me encanta y te comparto: “El valor perdurable de un líder se mide por su sucesión”. ¿Te das cuenta cómo esto habla de trascendencia? De ir más allá, de lograr más, de impactar más.

 

Dejar al mundo un legado que trascienda puede parecerte que es cosa sólo de “personajes importantes”, de gente que está en una posición privilegiada o con los recursos para conseguir lo que se les antoje. Pero no es así. De los nombres que te enlisté antes, sólo muy pocos han tenido estas ventajas, la gran mayoría eran personas que tenían las mismas dudas que tú, los mismos miedos que tú y las mismas inseguridades que tú.

 

No te creas, ellos no nacieron sabiendo que su nombre aparecería en los libros de texto y que sus aportes fueran tan valiosos que cientos de años después siguieran tan vigentes como en aquel entonces. Ellos no tenían ni la menor idea. Así como tú no la tienes. ¿Qué sabes si dentro de 50 años en las escuelas se comienza a mencionar tu nombre como un referente de…? ¿De qué? Piénsalo y rellena el espacio en tu cabeza.

 

¿Qué quieres dejarle al mundo? ¿Qué le quieres aportar a la humanidad? ¿Qué te apasiona tanto como para heredárselo a futuras generaciones? Tienes 15, 20, 35, 50, 65 años… estás más que a tiempo para construir tu legado. Tu nombre puede seguir siendo mencionado incluso después de tu muerte, sólo asegúrate que sea para bien, que inspire a otros y que quieran seguir tu paso.

 

Tal vez quieras escribir un libro, componer una canción, crear un movimiento, hacer una donación importante a la caridad, construir una escuela, pagar la educación de niños sin posibilidades de estudiar… Para dejarle algo a la humanidad no te pongas límites en tu cabeza. 

 

Ya terminando, te digo: piensa, habla y actúa como la persona que aspiras ser, como la persona que quieres ser recordada y deja tu huella, tu aporte, tu granito de arena. No dejes el mundo igual a como lo encontraste.

 

La trascendencia es hacer algo que traerá consecuencias para siempre… que marcará el rumbo de tu vida e impactará la de otros. Cuando logres dejar ese legado, sabrás lo que es haber tenido una vida bien vivida, una vida con sentido, con propósito… una vida en plenitud.

Compartir
Please reload