Buscar
  • Miguel Zepeda Yassin

Personas difíciles: Una definición


Una persona Difícil

Pregunta a responder: ¿Qué es una persona difícil?


Antes de compartirte una definición, es necesario señalar que el gran problema para determinar cuando una persona es difícil es la propia subjetividad.


Verás, con frecuencia aquellas personas que tú consideras difíciles no son consideradas como tal por otros, ni siquiera por ellas mismas; incluso aquellas personas que descaradamente presumen de ser difíciles, desconocen la totalidad de razones por las que otros los perciben de esa manera. De hecho, es muy probable que más de alguien te considere a ti como una persona difícil, aun cuando creas que no has dado razones para que piensen así.


En resumen, el asunto se convierte en un juego de percepciones infinitamente complejo porque estas varían de persona a persona, e incluso varían en una misma persona a través del tiempo.

Dicho esto, te comparto una definición que en mi papel de consultor y formador me ha resultado muy útil porque integra algunos parámetros que, al ser medidos de forma correcta, pueden aportar un buen grado de objetividad a la tarea de identificar personas difíciles.


Una persona difícil es alguien que tiende a obstaculizar la comunicación, el establecimiento de acuerdos, la colaboración y/o el cumplimiento de objetivos dentro de un grupo.


Esta tendencia puede ser intencional o no, y puede deberse a un inmenso número de razones que van desde una inocente falta de conocimiento o habilidad, hasta una actitud hostil en reacción a un suceso que la persona percibe como desventajoso. Es más, esta persona podría terminar una discusión con una explicación tan vaga como “así nací y así soy, fin de la conversación”.


Por eso, cuando pienses en una persona difícil no corras a definirla por las conclusiones apresuradas a las que llegaste sobre porqué actúa de esa manera: “tiene problemas en casa”, “su mamá no le dio chancla de pequeño”, “anda de malas”, etc. Aunque disfrutes jugar a adivinar, lo más probable es que te equivoques, y te aseguro que esa no es una buena ruta de solución (suponiendo que te interesa encontrar una solución).


En su lugar, piensa primero en los cuatro parámetros de la definición que te compartí: comunicación, establecimiento de acuerdos, colaboración y cumplimiento de objetivos grupales. Estos parámetros te ayudan a definir a una persona difícil en base a un escenario deseado, porque a quién no le gustaría que, en su trabajo, en su comunidad o incluso en su familia haya una buena comunicación, que puedan ponerse de acuerdo con facilidad, y que puedan trabajar juntos en armonía para alcanzar metas ambiciosas.


Piensa: esta supuesta persona difícil, ¿Cuáles de estos 4 elementos parece estar obstaculizando? ¿Cómo los obstaculiza? ¿Cuándo lo hace? ¿en qué contexto ocurre usualmente? Y así, puedes formularte varias preguntas más.


Al explorar el caso de esta manera lograrás una evaluación más objetiva de la situación para determinar si verdaderamente estás lidiando con una persona difícil, y a la vez te habrás puesto en una mejor ruta para encontrar una solución que te permita guiar paulatinamente a la persona hacia un cambio, cuando esto sea posible.


¡Todos conocemos a una persona difícil! Salva el día de alguien compartiendo este post en tus redes sociales.


Si en este momento estás tratando con una persona difícil y no sabes qué hacer, te recomiendo obtener la guía que tenemos en www.personasdificiles.com, estoy seguro que te resultará muy útil.